Televisores 3D 4K: modelos que todavía puedes comprar en 2020

| |

Actualizado el

Hace ya algunos años, los principales fabricantes del mundo de la imagen hicieron una importante apuesta que, sin embargo, terminó convirtiéndose en uno de los grandes fracasos de este sector: los televisores 3D.

Sin embargo, si eres de esos pocos gurús del cine que todavía quieren tener la opción de comprar televisores 3D, estás de suerte. El mercado aún tiene algunas opciones para ti. Pocas, muy pocas, y algo obsoletas en otros aspectos, todo hay que decirlo, pero en cualquier caso, es interesante que sepas que todavía existe la posibilidad de comprar televisores con 3D.

Comprar modelos de televisores 3D 4K hoy

Ya no se lanzan nuevos modelos con esta tecnología, sin embargo, hemos tratado de buscar activamente dónde comprar televisores 3D actualmente y, si quieres hacerte con uno, te gustará saber que hay opciones. Eso sí, es muy difícil encontrar hoy en día televisores 3D 4K en stock, por lo que la variedad está muy muy limitada.

Te dejamos a continuación algunos de los modelos disponibles y dónde los puedes comprar.

Samsung UE65JS9000 - Tv Led Suhd Curvo 65'' Ue65Js9000 Uhd 4K, 3D, Wi-Fi Y Smart Tv
  • Transferencia de audio / vídeo entre sus componentes. Clavijas que contactan en niquel
LG 55UB856V 55" 4K Ultra HD Compatibilidad 3D Smart TV WiFi Plata LED TV - Televisor (4K Ultra HD,...
  • Tipo: Televisor 3D con retroiluminación LED de 138 cm (55 pulgadas).
  • Recepción: analógica, DVB-T (terrestres), DVB-C (cable), DVB-S (satélite), CI+, WLAN.
  • Resolución: 3840x2160 (Ultra HD) (Full HD), velocidad de fotografía: 1000 Hz UCI.
  • Contenido del envío: LG 55UB856V 139 cm (55 pulgadas), Cinema 3D, eficiencia energética A, 4 gafas 3D de polarización, mando a distancia, Magic Remote, cable de alimentación, instrucciones (idioma español no garantizado).
  • Conexiones: 1 x HDMI 2.0, 3 x HDMI 1.4, 1 x USB 3.0, 2 x USB 2.0, salida de audio digital (óptica), ranura CI+, Ethernet (LAN), euroconector.

¿Por qué fracasaron estos televisores?

Las expectativas eran muy alentadoras: el televisor dejaba de ser considerado un electrodoméstico más para convertirse en un dispositivo en el que podían converger las tecnologías más punteras y, por qué no, de paso convertirse en la envidia de amigos y vecinos.

Se introdujeron en nuestro salón los televisores de gran pulgadaje, la conectividad e integración con el resto de los dispositivos del hogar se hizo más universal y sencilla y la “caja tonta” dejó de serlo gracias a la introducción de los sistemas Smart TV.

Con solo pulsar el botón de encendido de nuestro mando a distancia (el ok, Google, enciende la tele llegaría más tarde) teníamos acceso a un pequeño cine en casa. La resolución de los paneles comenzó a convertirse en uno de los aspectos más importantes a la hora de elegir televisor y ciertas tecnologías ganaron protagonismo. Entre ellas, los televisores 3D 4K, los cuales experimentaron un gran boom en sus inicios pero fue desinflándose poco a poco hasta llegar a la total desaparición.

Son varios los motivos que podríamos señalar como desventajas de los televisores con 3D y que han sido consideradas como algunas de las puntas de lanza que abocaron a esta tecnología al más absoluto fracaso, tanto que terminaron por desaparecer de los lineales de las grandes superficies y de los line up de todos los fabricantes de imagen.

TELEVISOR 3D

Uno de ellos fue el precio. Aunque se podían encontrar televisores 3D relativamente “económicos”, esta característica aumentaba considerablemente el presupuesto final que el cliente tenía que destinar a la compra del nuevo televisor, una funcionalidad que, además, no se aprovechaba en la práctica.

Y es que aquí entraba en juego el segundo factor y quizás el que más “culpa” ha podido tener: la falta de contenidos. Los desarrolladores de contenidos no se preocuparon de mimar este aspecto y el catálogo disponible de títulos con los que disfrutar de esta nueva funcionalidad era excesivamente escaso.

Además, la necesidad de utilizar gafas 3D fue otro factor que propició que el usuario restase puntos a la experiencia final. En algunos casos, era simple incomodidad de aguantar las dos horas de largometraje con este accesorio; en los peores casos, se relacionó con dolores de cabeza, mareos o náuseas.

Llegó un punto en el que el 3D entró en un bucle difícil de salir: los fabricantes apostaban cada vez menos por esta tecnología porque los usuarios no la demandaban y estos, a su vez, no la compraban porque había cada vez menos opciones para hacerlo.

En el momento en que el 3D comenzaba ya a dar sus últimos coletazos de vida, aparecieron los primeros televisores 4K y, por cuestión de precio y disponibilidad, era complicado encontrar un modelo que aunara ambas tecnologías. La mayoría de los usuarios optaron por el 4K.

¿Qué es Full Array Dimming?

Next